About

Mi nombre es Victoria, tengo 21 años y soy un proyecto de abogada en cuarto año en la UdeC. Me encanta leer un buen libro y también disfruto de una buena tarde de netflix. Me encanta viajar y conocer lugares nuevos. Practicante a medio tiempo de yoga y ocasionalmente repostera.

Miscellaneous

2016 Reading Challenge

2016 Reading Challenge
Vicky has read 6 books toward her goal of 30 books.
hide
6 of 30 (20%)
view books

Actualmente Leo...

Sentido y sensibilidad
Tess. Una mujer pura
El Rey de Hierro
Perdida
Días de sangre y resplandor
La luz que no puedes ver


Vicky's favorite books »

Necesita un título...

lunes, 5 de diciembre de 2011 11:32

Luke estaba sentado en la orilla de la calle viendo a sus vecinos jugar... pensando que al día siguiente tendría que comenzar a trabajar. Su madre se acercó sigilosamente y se sentó con él. Le preguntó que le traía tan triste, pero él no pudo decirle, él tenía un deber con su familia, sabía que era lo suficientemente grande como para comenzar a trabajar y aportar. Él amaba a su preciada Belfast, pero lamentablemente la situación no daba para que pudiera continuar con sus estudios y a sus 18 años, al igual que sus hermanastros debería comenzar a trabajar en la fábrica. Su madre volvió a intentar saber que le pasaba, pero al no recibir respuesta se quedó callada y miró hacia el horizonte, le entregó un sobre y le dijo : "no quiero que mi único hijo tenga la misma suerte, ve y no mires atrás". Luke se quedó con el sobre en la mano, tratando de darle sentido a lo que su madre le había dicho, iba a preguntar, pero ella ya se había ido. Abrió el sobre. Era un pasaje, uno de clase trabajadora a medio pagar para viajar en el barco más lujoso. Claro, a pesar de que tubiera pasaje, tendría que trabajar... Pero llegaría a Nueva York, al país de las oportunidades al otro lado del mundo y en el Titanic.

Luke, estaba emocionado. Ya se las había ingeniado para llegar a Inglaterra y estaba a solo días de comenzar su más grande aventura. Era cierto, era el barco más majestuoso creado por el hombre y también era cierto que él iba a extrañar a su familia, se le había hecho muy difícil despedirse de ella. Supo que tendría que trabajar como mesero para las personas de clase alta que querían llegar a América, no le molestaba, era  mil veces mejor que trabajar en la mugrosa fábrica. Pasaron los días y él puso subir al barco, supo que su turno era la cena, así que tenía bastante más tiempo del que pensaba para que tendría para sí mismo. El pasaje tenía sus ventajas, trabajaba mucho menos que los pobres que subieron con un puesto de trabajo al barco. 

La primera noche que Luke trabajó, le costó adaptarse, habían puertas para entrar y otras para salir y no hablar de las mil mesas, las mil personas y los mil platos a servir. Pero a pesar de sus obligaciones, sus ojos fueron capaces de admirar a la peculiar muchacha de risos oscuros, tenía un aspecto misterioso. Se concentró en sus labores, era muy pronto para que se distrajera y lo enviaran a las calderas o algo por el estilo.

Al día siguiente, cual fue su fortuna que se pudo encontrar con la misteriosa niña de rizos oscuros y ojos misteriosos, y cual fue su fortuna que eso pasó al día siguiente, y al siguiente, y al siguiente...

Resultó que ella se llamaba Amanda y que iba  a Nueva York a casarse con uno de los acaudalados socios de su padre, al que ni siquiera conocía en persona, era su obligación para mantener el status de la familia desde que su madre hiciera que perdieran grandes sumas de dinero apostando. Fue una suerte que no pudiera apostar los pasajes, ya que sin ellos, Amanda nunca hubiera conocido a Luke, el que ya se definía como el amor de su vida. Vivieron el romance escondidos en el barco, trataron de pasar desapercibidos por los demás pasajeros, y eso dio resultado por un tiempo. Pasaron noches en vela en donde Luke se escabullia a visitar a Amanda. Pasaba la seguridad escondido bajo uno de los abrigos viejos del padre de Amanda y ella siempre lo esperaba para robarle alguna confidencia sobre su pasado. Resultó que tenían mucho en común, ambos amaban a su familia y estaban dispuestos a sacrificarse por ellos. Pero algo los había cambiado, a Luke, la oportunidad de salir de Irlanda y a Amanda su amor por Luke. Ella ya no se sentía capaz, ni entendía como había acepado en primera instancia a desposarse con tal hombre, no habían pasado dos días desde que ella conocía al dulce y tranquilo irlandés, pero ella sabía que el destino o algo más profundo, un amor distinto y maravilloso, al punto de lo indescriptible los unía de por vida. Por eso ella le dió un preciado regalo, algo que tenía un treemendo valor para ella (no no era su virginidad cochinos) una moneda americana acuñada el año de nacimiento de Amanda, 1898. Ella tenía dos y le dio una a Luke para que siempre la recordara, pasara lo que pasara.

Lamentablemente llegó la trajedia y el titanic se undió. Luke, a diferencia de Jack (el de la película titanic), sobrevivió, pero no pudo saber si su Amanda se había salvado. Él sabía que era uno de los pocos de la clase baja que se habían salvado, pero no  todos los adinerados habían sobrevivido. Al llegar a Nueva York, la buscó por dos largos años y se sentó a las orillas de la playa todas las noches de viernes a tomar tragos de la primera bebida que había compartido con ella, el día que se conocieron. Claro, ella nunca lo supo, el había probado la champaña que había sobrado y a ella se la habían servido con toda la naturalidad que permitía el decoro para una joven muchacha de 17 años, prometida en matrimonio, de clase alta, embarcada en una lujosa embarcación.
Al finalizar sus botellas, escribía en un diminuto papel el nombre de su amada y sus datos, para que si alguien la encontraba o la conocía, supiera que él la buscaba. Echaba el papel dentro de la botella y la lanzaba al mar, con la esperanza de que alguien escuchara sus plegarias y le devolviera a su amor.

Sus súplicas no fueron escuchadas y pasaron años antes que su corazón volviera a latir la mitad de fuerte que con su adorada Amanda. Luke nunca supo de ella, pero rehízo su vida y encontró cobijo en los tiernos brazos de otra inmigrante que se había autoexiliado de su patria para lograr cosas mejores. Una dulce mexicana llamada Blanca. Fueron felices por mucho tiempo y por suerte para ellos encontraron todo lo que buscaban en ese país extraño. Buenos empleos que permitieron a sus 4 hijos educarse y vivir una cómoda vida.

El menor de los hijos de Luke  y Blanca era Charlie, un soñador desde la infancia que hacía sonreír contínuamente a su padre. Le recordaba a su antiguo yo. Charlie era tan feliz como él en su casita en Belfast con el cariño de su madre y más tarde a bordo del titanic con las caricias de Amanda. Para Luke, Blanca y Amanda eran muy distintas, aunque siemrpe supo que Amanda era el amor de su vida, nunca pudo decir nada malo de Blanca, era adorable buena y congeniaban a la perfección. Le había dado estabilidad e hijos que adoraba, en el fondo también la amaba y mucho. Lo hacía feliz y ella fue capaz de borrar a Amanda de la cabeza de Luke por largos años.

Años después, Charlie era un joven maduro y con estudios superiores, era los ojos de sus padres. Pero había algo que nublaba la vista de esta familia casi perfecta, era el hecho que Luke ya viejo, sufría de serias enfermedades... Un día en su lecho de muerte, Blanca había slido a comprar más medicinas y Charlie se quedó a acompañar a su padre. Tocaron la puerta y Charlie se levantó a ver quien era, pensando que era tal ves su madre o alguno de sus hermanos. Para su sorpresa era una vieja señora, de gran porte y hermosa a pesar de su edad. Ella le preguntó por su padre y Charlie le respondió que no se encontraba para visitas. Pero antes 

continuará....

Archives

mayo 2009 | junio 2009 | julio 2009 | agosto 2009 | septiembre 2009 | octubre 2009 | noviembre 2009 | diciembre 2009 | enero 2010 | febrero 2010 | marzo 2010 | abril 2010 | mayo 2010 | junio 2010 | julio 2010 | agosto 2010 | septiembre 2010 | octubre 2010 | noviembre 2010 | diciembre 2010 | enero 2011 | febrero 2011 | marzo 2011 | abril 2011 | mayo 2011 | junio 2011 | julio 2011 | agosto 2011 | septiembre 2011 | octubre 2011 | noviembre 2011 | diciembre 2011 | enero 2012 | febrero 2012 | marzo 2012 | abril 2012 | mayo 2012 | junio 2012 | julio 2012 | agosto 2012 | octubre 2012 | noviembre 2012 | diciembre 2012 | enero 2013 | febrero 2013 | marzo 2013 | mayo 2013 | julio 2013 | agosto 2013 | septiembre 2013 | octubre 2013 | noviembre 2013 | diciembre 2013 | enero 2014 | febrero 2014 | marzo 2014 | abril 2014 | julio 2014 | diciembre 2014 | enero 2015 | marzo 2015 | julio 2016 | agosto 2016 |

Links

Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link |
Coding/Design: Yours-Tragically