About

Mi nombre es Victoria, tengo 21 años y soy un proyecto de abogada en cuarto año en la UdeC. Me encanta leer un buen libro y también disfruto de una buena tarde de netflix. Me encanta viajar y conocer lugares nuevos. Practicante a medio tiempo de yoga y ocasionalmente repostera.

Miscellaneous

2016 Reading Challenge

2016 Reading Challenge
Vicky has read 6 books toward her goal of 30 books.
hide
6 of 30 (20%)
view books

Actualmente Leo...

Sentido y sensibilidad
Tess. Una mujer pura
El Rey de Hierro
Perdida
Días de sangre y resplandor
La luz que no puedes ver


Vicky's favorite books »

Perdón amada patria Chilena

miércoles, 3 de marzo de 2010 13:59

Por favor patria perdónanos, por haberte denigrado vilmente en el año de tu bicentenario.

Perdón por haber permitido, mientras estábamos absortos en nuestros intereses personales, que como sociedad hayamos llegado a un grado de putrefacción, como el que le hemos mostrado al mundo coetáneamente con el tsunami y terremoto.

Porque el verdadero tsunami que ha arrasado tu suelo patria amada, han sido las hordas de vándalos y hampones que impunemente vejaron en las peores circunstancias a tu pueblo. Y los ineptos que sacaban cuentas políticas en La Moneda para determinar qué harían.

Perdón por habernos convertido en una república, en que a los cobardes les permitimos que se disfracen de prudentes.

Perdón por haber permitido que nos gobernaran la irresponsabilidad e ineptitud, al fiel estilo de esa debacle llamada Transantiago, dejando abandonados a su amarga suerte a millones de compatriotas golpeados por la naturaleza y luego azolados por el lumpen.

El mismo delincuente para el cual se hizo una reforma procesal penal ultra garantista y ultra permisiva, “para cautelar los derechos del detenido”, mientras las víctimas, gente de trabajo, honrada y decente, deben arreglárselas por sus propios medios y vivir encarcelados tras las rejas de sus casas y barrios.

Perdón por haber llegado a tener ministros de tal ineptitud como un canciller que al medio día de la tragedia soberbio declaraba que tú no necesitabas ayuda internacional y que 48 horas después su gobierno clamaba al mundo por el socorro sin fronteras.

Perdón por haber silentes contemplado como la eficiencia y el arrojo histórico de tus FFAA, se cambiaban por las genuflexiones a los políticos de turno, los nunca más y los ademanes versallescos, transformando a algunos de sus órganos en entes incapaces de reaccionar de modo instantáneo, contundente y masivo, en contra de la sorpresa, después de prepararse toda una vida para ser céleres, precisos y eficaces. Porque el socorro al desvalido que llega tarde y a destiempo, es lo mismo que el bombero que arriba cuando la casa está en cenizas.

Sí, muchos doctorados y magister en ciencias sociales, muchas formas corteses y diplomáticas para asistir a comisiones inútiles en el Congreso, muchas ceremonias y desfiles impecables, muchos comunicados de prensa prolijamente redactados para justificar lo injustificable, como en Antuco; pero, pero a la hora de los quiubos, cuando hay que mantener el orden publico a metros de sus oficinas, como ocurrió con los saqueos que empezaron a las 10AM del sábado 27, en las puertas del comando terrestre de Concepción, cuando había que ser asertivo y puntual para alertar de la muerte que avanzaba desde el océano, el resultado fue cero.

Y fue la respuesta al desastre nula, porque las autoridades de La Moneda, partiendo por la mismísima Jefa del Estado, estaban preocupadas de nombrar comisiones de análisis político de la crisis, de “la proyección de su imagen”, de no aparecer ni de lejos con un perfil autoritario que pudiera empañar su “progresismo” hacia el 2014. No obstante que la FACH a las 2 horas del terremoto le informara que todos los aviones estaban listos para despegar a las zonas devastadas.

Porque tú sabes patria amada, que en muchas otras ocasiones cuando te atacó tu naturaleza indómita, como en 1906, 1939, 1960, 1965, 1971 o 1985, con gobiernos de los más distintos signos, jamás uno de tus presidentes titubeó un segundo, permitiendo que la delincuencia masivamente saqueara tus bienes y ultrajara a tus hijos impunemente.

Perdónanos patria por haber formado generaciones de chilenos sin sentido ciudadano, sólo codiciosos consumidores y campeones en drogas y narcóticos. Con las Marías Música transformadas en heroínas, después de lanzarle jarrones de agua a una ministra. Con un país donde nadie es responsable de nada cuando se trata de la ineficiencia y despilfarro de los recursos fiscales. Con niños que ya no respetan a sus profesores ni a sus pares y tampoco a sus padres, pero que al decir del progresismo “son libres y espontáneos en la diversidad”.

Como no quisiéramos patria amada que todos pudiéramos ser uno, pero la lenidad, la desidia, la indolencia gubernamental de las primeras 48 horas cruciales, fue más demoledora que el sismo en si mismo; y callar, mirar para el lado, hacerse los lesos, sería otra afrenta peor en contra de tus hijos.

Perdónanos patria por haber prohijado en nuestras entrañas una prensa insulsa y obsecuente con el poder y los poderosos, lo que hizo posible la progresiva descomposición de nuestros cuerpos sociales, hasta el grado de postración en el que estamos hoy.

Perdónanos patria por haber permitido que los incapaces, que los ineptos, que los aduladores y rastreros, coparan la generalidad de los puestos de mando, estatales y privados, construyendo un país de mitos narcisistas y vacuos. Esos de vencedor jamás vencido, de los jaguares de Latinoamérica y de los campeones de los DDHH, cuando en sus cárceles el hacinamiento alcanza a la brutalidad de tener doce reos encerrados por 22 horas diarias en celdas sin letrinas y de 3×3.

Perdónanos también patria amada, por haber mantenido tanto tiempo un “progresismo” que saqueó tus arcas, mientras gobernaba para que una ínfima minoría acaparara mucho y una mayoría ganara poco, generando el resentimiento entre tus mejores hijos.

Perdónanos patria, por haber sido pusilánimes y cobardes cuando no hicimos lo que correspondía y ese progresismo te cercenaba, con su boba candidez, de 582 kms2 de tu territorio austral.

Perdónanos patria, porque en definitiva, mientras no tengamos el coraje y talento de nuestros antepasados gloriosos, que te hicieron grande y principal, los que hoy vivimos en tu seno seguiremos siendo tu vergüenza.

Texto original en Perdón amada patria chilena. <<>. Vía @fportales

Etiquetas:

Archives

mayo 2009 | junio 2009 | julio 2009 | agosto 2009 | septiembre 2009 | octubre 2009 | noviembre 2009 | diciembre 2009 | enero 2010 | febrero 2010 | marzo 2010 | abril 2010 | mayo 2010 | junio 2010 | julio 2010 | agosto 2010 | septiembre 2010 | octubre 2010 | noviembre 2010 | diciembre 2010 | enero 2011 | febrero 2011 | marzo 2011 | abril 2011 | mayo 2011 | junio 2011 | julio 2011 | agosto 2011 | septiembre 2011 | octubre 2011 | noviembre 2011 | diciembre 2011 | enero 2012 | febrero 2012 | marzo 2012 | abril 2012 | mayo 2012 | junio 2012 | julio 2012 | agosto 2012 | octubre 2012 | noviembre 2012 | diciembre 2012 | enero 2013 | febrero 2013 | marzo 2013 | mayo 2013 | julio 2013 | agosto 2013 | septiembre 2013 | octubre 2013 | noviembre 2013 | diciembre 2013 | enero 2014 | febrero 2014 | marzo 2014 | abril 2014 | julio 2014 | diciembre 2014 | enero 2015 | marzo 2015 | julio 2016 | agosto 2016 |

Links

Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link | Link |
Coding/Design: Yours-Tragically